Inteligencia Artificial y audio digital y su aplicación en la educación

El audio digital ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos tres años, impulsado por la pandemia y la adaptación de los usuarios a las nuevas rutinas, lo cual ha supuesto una conversión hacia el trabajo y la educación vía telemática. El hecho de pasar tanto tiempo consumiendo contenido a través de pantallas ha acelerado el proceso de saturación que muchos usuarios han experimentado. Esto conlleva un crecimiento en el consumo de formatos que no impliquen pantallas, incluyendo aquí nuevas herramientas para compartir contenidos educativos. Se recurre al audio digital como nuevo recurso para transmitir conocimientos porque, principalmente, no satura al usuario con miles de informaciones.

[No te pierdas nuestro curso de formación en IA Generativa]

Las ventajas que ofrece el audio digital en el campo de la educación son irrepetibles en otros formatos: la flexibilidad de poder consumir el contenido en cualquier momento y a través de cualquier dispositivo sin tener que recurrir a pantallas. Además, atendiendo al avance tecnológico en educación, que en la última década ha ido adaptando dispositivos y plataformas informáticas como tablets, sistemas de almacenamiento en la nube, aulas virtuales o incluso la gamificación, cabe esperar que lo próximo sea el audio digital o la Inteligencia Artificial (en cualquier dispositivo). Estas son nuevas maneras de complementar la experiencia del alumno y el profesor, estimulando y motivando aprendizajes dinámicos y adaptados a los nuevos tiempos.

La Inteligencia Artificial (generadoras de texto) como herramienta educativa que no satura al alumno.

Los avances tecnológicos permiten incluir herramientas que complementan las informaciones que ofrece el profesor o especialista que imparte la clase. Este es el caso de la Inteligencia Artificial Conversacional que es capaz de contestar a cualquier pregunta que puede hacer el alumno con un lenguaje adaptado y ofreciendo datos específicos que resuelven cualquier cuestión.

Un ejemplo de ello es la IA generadora de textos llamada Jill Watson, creada por Georgia Tech para contestar preguntas que los alumnos de un curso online de IA hacían en el foro de la página habilitada para dicho curso, las respuestas que esta daba a los alumnos estaban expresadas en un lenguaje natural que parecía provenir de una persona física. Algunos estudios demuestran que la participación e interés de los alumnos aumenta con este tipo de herramientas en clase.

Los altavoces inteligentes y los asistentes de voz y su utilidad en el sector educativo.

Según Omdia (empresa de consultoría y análisis en Reino Unido), en 2021 se vendieron entorno a 190 millones de altavoces inteligentes a nivel mundial, lo cual implica que su utilización no para de crecer. El hecho de que múltiples empresas emergentes a nivel mundial estén apostando por la colaboración con grandes multinacionales propietarias de los asistentes de voz incluidos en estos dispositivos, es síntoma de que los altavoces inteligentes ofrecerán una serie de servicios cada vez más heterogéneos. Estos dispositivos no se limitan a la reproducción de música o a ofrecer el parte meteorológico, son cada vez más las nuevas aplicaciones implementadas gracias a empresas que encuentran la manera de desarrollar herramientas que atiendan a los nuevos hábitos o intereses de los usuarios.
Por ello, en los últimos dos años, además de la adaptación de contenidos educativos en audio digital, también se han llevado a cabo una serie de proyectos que buscan incluir una utilidad educativa en los altavoces inteligentes para que, en un futuro cercano, estos sean dispositivos comunes en las aulas, siempre garantizando la protección de datos de los alumnos. Por el momento, lo más común es utilizarlos desde casa para solventar dudas surgidas en el aula, para recordatorios o directamente aprendizaje de nuevos contenidos.

Un proyecto que combina aprendizaje con IA conversacional es la colaboración de Toppr (plataforma de aprendizaje extraescolar) con Google Assistant. Consiste en la combinación del comando de voz de Google con la base de preguntas y respuestas registradas por Toppr, para que los alumnos puedan preguntar al asistente de Google sobre cuestiones de su temario específico.

Otro proyecto que busca incluir contenidos educativos en asistentes de voz es la colaboración de la start up Bamboo Learning Inc con el asistente de voz Alexa de Amazon para que ésta incluya nuevos servicios relacionados con las actividades más típicas en aulas de niños de entre 7 y 12 años como narrar cuentos con voces de narradores profesionales, preguntando a los alumnos o interactuando con ellos después de haber concluido la narración.

Proyectos como estos enriquecen y diversifican el entorno del audio digital, demostrando que este sector tiene una gran capacidad de adaptación gracias a todas las empresas que proponen y desarrollan nuevas herramientas que facilitan el crecimiento de consumo y percepción positiva que viene experimentando el sector en los últimos años.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *